miércoles, 21 de diciembre de 2011

21 de diciembre: La fiesta de la “Illa y la Ispalla” (la fiesta de las semillas) ***

Después de la tercera siembra y coincidiendo con la primera cosecha, se espera la fiesta ceremonia del 21 de diciembre; la fiesta de la “Illa y la Ispalla” (la fiesta de las semillas). Illa puede traducirse como fuente, origen, semilla, de todo lo animal e ispalla como fuente, origen, semilla de todo lo vegetal y mineral. Ispallmama decimos, a la madre de todos los vegetales y lo mineral. Illamama, a la madre de todo lo animal. En la ceremonia del 21 de diciembre, se llama a ispallmama e illamama con el fruto de la primera siembra (nayra sata), para tener una segunda y tercera cosechas. Desde la cosmovisión andina toda forma de existencia tiene su illa e ispalla y es en esta fecha que se realiza la ceremonia para renovar la vida, para revitalizar la vida, para asegurar la vida, para que las especies pervivan. Así como las plantas y los frutos, los animales también tienen su illa, su semilla, el jaqi illa es la fuente de la unión sagrada, la pareja, guardamos también el chacha illa, que es la fuente del varón y la warmi illa, que es la fuente de la mujer. De querer restablecer el carácter y significado ancestrales de las celebraciones actuales, la fiesta de la alasita tendría que retornar al 21 de Diciembre y restablecerse también la illa de la mujer y la illa de la pareja, pues sólo se guarda en dicha fiesta la illa del varón, personificada en el ekeko, ésta es una de las razones por las que nuestra sociedad está como está, todavía se expresa el machismo, y son muy pocas las parejas que hoy perviven y a medida que pasa el tiempo, la vida en pareja parece ser cada vez más inalcanzable.

Entonces esta fiesta ceremonia del 21 de diciembre, nos invita a agradecer por todo lo que tenemos y a llamar a la illa y a la ispalla de todas las formas de existencia, para que la Pachamama nos siga trayendo tantos frutos, no sólo materiales sino en todos los aspectos de nuestra vida. De esta forma los primeros frutos de la primera cosecha no los comemos, agradecemos por ellos con una ceremonia y guardamos una parte para la próxima siembra.

La sequía en muchas regiones altera a veces los procesos normales de siembra y de cosecha, condición que invita a las comunidades a reconstituir el equilibrio, entendiendo que todo suceso de la naturaleza no es un hecho aislado, sino producto de una interacción del conjunto. Por lo tanto en el mundo andino las autoridades de las comunidades convocan a la toda la comunidad para revisar y reflexionar sobre las causas que pudiesen haber generado tales desequilibrios y a través de las ceremonias; reconstituir la armonía y el equilibrio y reencausar las acciones generadoras. Potosí y algunas regiones del Chaco entre otras, por ejemplo, no se recuperan de la gran sequía desde los años 80, porque no tienen semilla propia. Cuando en una comunidad faltan semillas, los abuelos saben que se debe pedir prestado de otras comunidades, pero con agradecimiento y con la ceremonia respectiva. Saben que es importante restablecer la relación con la Madre Tierra, llamar a Jallu Tata , con ritos y música y cada 21 de diciembre llamar también a la illa e ispalla de todos los frutos, a todas las semillas de frutos y formas de existencia para que retorne ese equilibrio dinámico de la vida.

***Extracto Artículo "Warmi Pacha-Tiempo de Mujer", publicado por Comunidad Sariri.
http://www.caminantesdelosandes.org/art_warmi_pacha.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada